Una joven de 27 años que había salido a bailar el viernes y que era intensamente buscada por sus familiares en la ciudad de Bariloche fue encontrada muerta, con signos de haber sido asesinada a golpes, en un camino antiguo, actualmente en desuso.
Se trata de Natalia Báez (27), quien vivía en el humilde barrio Dos de Abril, de Bariloche, y había sido vista por última vez el pasado viernes a la medianoche en un local nocturno de la calle Pagano, en el centro de la ciudad.

Al no regresar a su casa, los familiares el sábado a la mañana denunciaron su desaparición ante la Comisaría 28 de la ciudad, por lo que comenzó un protocolo de búsqueda.

Un vecino que caminaba por el lugar encontró el cadáver este domingo en un sector boscoso al costado del antiguo camino al aeropuerto, y denunció el hallazgo ante el Destacamento Vial de ingreso a la ciudad, que está a 300 metros de distancia, en la ruta nacional 237.

Según los peritos policiales, el cuerpo tenía muchos golpes y evidencias de haber sido asesinada, y junto al cadáver había mucha sangre, lo que podría indicar que el crimen se produjo en el mismo lugar donde fue encontrado el cuerpo.

Tras el hallazgo, el juez Ricardo Calcagno concurrió al lugar acompañado por el fiscal Martín Gobetto, quien ordenó una serie de pericias forenses para determinar dónde y cómo fue asesinada.

Este hecho ocurre una semana después del femicidio en Bariloche de Ruth Sagaut (29), estrangulada por su ex pareja Claudio Osman (30), en la casa en donde dormían los cuatro hijos de la pareja; y de la desaparición el miércoles de Micaela Bravo (28), madre de tres hijos, lo que agravó la preocupación por la sucesión de casos de violencia contra la mujer.