Easy Taxi es una app que estuvo en funcionamiento en el país y tuvo un éxito muy importante. La app permitía que el usuario, apretando solo un botón, pudiera pedir un taxi. El precedente no es bueno para Uber, ya que el pasado enero la app fue prohibida por no respetar el Código de Tránsito y Transporte.
El gobierno porteño a principio de año confirmó que, según la Ley 3622 de Código de Tránsito y Transporte, la única forma de utilizar el servicio de taxis en la Ciudad es mediante un llamado a la firma de radiotaxis o al detener un vehículo autorizado en la calle.

Así fue como prohibieron el funcionamiento de Easy Taxi, que no podrá funcionar por nada menos que cinco años, e indicaron que deberá adecuarse para poder volver al mercado.

Las autoridades indicaron que las compañías de taxi tienen que tener una ubicación física para las oficinas, al menos 300 móviles y respetar la tarifa de seis fichas por cada viaje otorgado. Por ese motivo la app no podrá funcionar por nada menos que cinco años.

Easy Taxi funcionó durante tres años y la polémica entre las cámaras y empresas de radio taxis comenzó desde el principio. La única app que logró adecuarse fue Safer Taxi, que tuvo que asociarse con una empresa de radiollamadas.