El titular del gremio de conductores de taxis de la Ciudad de Buenos Aires, Omar Viviani, afirmó que el sindicato no dejará que se instale en el país la app de viajes particulares. Consideró que lo que pretende la empresa estadounidense es "desregular todo el sistema".
"Como esto es todo tecnología, ahora han contratado algunos CEO para ver si arman el servicio. Pero con nosotros van a tener inconvenientes porque no lo vamos a permitir", aseguró el sindicalista y adelantó que el 6 de abril el gremio discutirá este tema en una asamblea en la que se declararán en "estado de alerta y movilización".

"Las empresas de radiotaxi tienen aplicaciones que han hecho ellos mismos. Es decir que si usted quiere solicitar un auto con una aplicación en cualquier esquina de la Ciudad de Buenos Aires, lo puede hacer. Acá lo que quieren es desregular todo el sistema", sostuvo Viviani.

Viviani afirmó que "el Gobierno nacional está en contra de esto" y recordó incluso que "hay una ley en la Ciudad de Buenos Aires que prohíbe la instalación de cualquier sistema que no sea por radiotaxi".
La controversia entre la plataforma y los taxistas se potenció después de que Uber publicara ayer, a través de su perfil de Facebook, una convocatoria para entrevistar conductores y comenzar a operar en Buenos Aires.

Embed
"No tenemos fecha de inicio de operaciones, primero queremos entender el interés y la disponibilidad de los argentinos que están buscando nuevas oportunidades económicas con la autonomía y flexibilidad que brinda la empresa en 400 ciudades alrededor del mundo", afirmó Soledad Lago Rodríguez, gerenta de Comunicación de Uber para Cono Sur.

El desembarco de la aplicación -que comenzó a funcionar en los Estados Unidos en 2009- generó en los últimos años protestas en distintas ciudades del mundo.

Embed
En este sentido, el 11 de junio de 2014 miles de taxistas participaron de una protesta simultánea en Madrid, Barcelona, Londres, París y Berlín, entre otras ciudades europeas, para denunciar que el servicio saltea todas las regulaciones locales al permitir que sean conductores anónimos no profesionales y sin licencia quienes hagan de choferes a cambio de un precio fijado por la compañía estadounidense.

Uber, que se expandió rápidamente desde que fue lanzado por dos emprendedores tecnológicos, Travis Kalanick y Garrett Camp, opera en más de 400 ciudades en decenas de países, según informa la empresa en su sitio web.