Su dueña no se dio cuenta de que el animal se había metido en la caja donde empacaba unos DVD para enviarlos al sureste de Inglaterra.

La gata siamés Cupcake demostró que tiene más de una vida, luego de recorrer 418 kilómetros metida en la caja donde al parecer se metió a dormir cuando estaba en su casa en el condado de Cornualles, informa Independent.

Su dueña, Julie Baggot, dijo que la había buscado por todas partes luego de que "desapareciera": "Cuando me di cuenta de que no estaba fue una sensación horrible y de mucho miedo. Pusimos afiches y caminamos por campos y bosques buscándola", informa BBC.

Cuando la destinataria del paquete encontró a la gata llamó a una asociación que trabaja por los animales y ellos enviaron veterinarios por la mascota. Cupcake estaba extremadamente deshidratada y necesitó tratamiento para recuperarse.

En el hospital veterinario Grove Lodge se dieron cuenta de que tenía un microchip insertado, por lo que pudieron contactar a la dueña.

Baggot dijo que no podía creerlo cuando la llamaron a decirle que Cupcake había aparecido. "Es un milagro porque estaba viva y logró sobrevivir a esa horrible experiencia", añadió.