En la previa al duelo en Córdoba, el entrenador de la Selección argentina no confirmó el equipo titular, pero habló de todo: la función de Messi, el estado de la cancha y más.
Argentina recibe al seleccionado boliviano este martes por la noche en el estadio Mario Kempes, de Córdoba. En la previa de este duelo vital por la sexta jornada de las Eliminatorias sudamericanas, el entrenador albiceleste, Gerardo Martino, no descartó jugar con los delanteros Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero durante una "circunstancia del partido".

"La presencia de los dos está vinculada a una circunstancia del partido y no de antemano. No digo que no lo puedan hacer, pero estamos en la búsqueda de una forma de jugar y dentro de esa idea no están. Pero, ya lo empezamos a ver en los entrenamientos, se puede dar durante el partido", comentó el técnico en conferencia de prensa.

Por otra parte, agregó que a su plantel le "gusta" jugar en el Interior del país, como lo harán mañana ante Bolivia, en el estadio Mario Alberto Kempes. "Eso lo resuelve la dirigencia, pero a nosotros nos gusta jugar en el Interior. El cariño que nos llevamos de Córdoba es muy importante, la forma en que la gente trata a los futbolistas. No veríamos como un inconveniente jugar en el Interior del país", resaltó el entrenador en conferencia de prensa.

Martino aseguró también que están "muy tranquilos" con el campo de juego que se encontrarán este martes en el estadio Mario Alberto Kempes para jugar contra Bolivia.
"Tenemos un informe de la cancha desde que nos enteramos que íbamos a jugar en Córdoba. La AFA mandó gente para que trabaje en el campo y hay un compromiso de la gente de Córdoba para dejar bien el estadio. Sabíamos de los recitales, de los partidos, y estamos muy tranquilos con lo que nos vamos a encontrar", expresó el técnico en conferencia de prensa.

Por último, el entrenador destacó el gesto que tuvieron sus jugadores en salir del hotel a firmar autógrafos y sacarse fotos con los hinchas. "Ha sido muy bueno el gesto de los jugadores de acercarse a la gente. Me parece que se pusieron cerca del pueblo y la gente lo valora. Son diez minutos que dan felicidad", dijo el técnico.