Salih Dursun, jugador del Trabzonspor de Turquía, volvió a ser el gran protagonista por un suceso con el árbitro, aunque en esta ocasión gracias a un gesto de nobleza que sorprendió a todos.
Hace un mes, el árbito Deniz Ates Bitnel había expulsado a tres jugadores de su equipo ante el Galatasaray y Dursun, en forma de protesta, le había arrebatado la tarjeta para mostrársela a él mismo, lo que le valió también la expulsión para dejar a su equipo con siete jugadores.

Turquia
Ahora, Dursun y Bitnel se volvieron a encontrar y, antes de que comience el partido, el jugador quiso disculparse con el árbitro, por lo que eligió subirlo a sus hombros y pasearlo por el estadio, mientras compañeros, rivales y el público presente se deshacían en aplausos.

Turquia