A raíz de la intensa campaña mediática en contra del Grupo Indalo, las empresas que lo componen y sus accionistas -a las que se les atribuye falsamente la comisión de graves delitos- estiman necesario aclarar y precisar lo siguiente:

Oil Combustibles S.A., como el resto de las empresas del Grupo, tanto en sus balances como en las declaraciones juradas ante la AFIP, han declarado con exactitud y transparencia los impuestos por las actividades que desarrollan. En ningún caso hubo declaraciones incorrectas, engañosas u omisión de las mismas, lo cual descarta objetivamente que haya existido delito alguno de evasión fiscal (arts. 1 y sigtes. Ley Penal Tributaria).

Los planes utilizados para abonar los impuestos declarados por las compañías se inscriben en normas legales dictadas por la AFIP (Resoluciones Nos. 2774/10 y 3451/13, entre otras). Señalamos, para que se vea con mayor claridad de qué se está hablando, que en el caso de la Resolución 2774/10 se acogieron a ella 815.424 contribuyentes, ingresando 3.220.738 planes por un valor de $111.288.300.000.- En el caso de la Resolución 3451, ingresaron 356.836 contribuyentes a través de 366.237 planes, que sumaban un total de $50.260.160.000.-
Ello surge de información proporcionada por la propia AFIP, en el marco de actuaciones judiciales que más adelante serán referidas.

Hasta el dictado de la reciente arbitraria decisión de la AFIP N° 3836/16, el impuesto a los combustibles previsto en la Ley N° 26.028 se encontraba entre los tributos que podían ser incluidos en los planes de facilidades de pagos. Precisamente en el marco de la resolución general 2774/10, además de Oil Combustibles, otras diez empresas del rubro petrolero incluyeron en sus respectivos planes de pago el impuesto en cuestión. No tenemos noticia que alguna de ellas fueran penalmente denunciadas.

Los planes de pago utilizados por Oil Combustibles fueron objeto de una minuciosa investigación en el marco de la causa N° 8665/13, caratulada "López, Cristóbal Manuel y otros s/averiguación de delito", que tramitó ante el Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 2 de la ciudad de Buenos Aires. Dicho proceso iniciado por una denuncia infundada de la diputada Elisa Carrió, luego de incorporar más de dos mil quinientas fojas de actuaciones, recibir documentación de distintos organismos públicos y contar con el testimonio de los responsables de las áreas técnicas del organismo recaudador, concluyó con el dictado de un sobreseimiento definitivo por inexistencia de delito, que se encuentra firme.

Las operaciones de crédito existentes entre Oil Combustibles S.A. y empresas del Grupo Indalo en ningún caso tuvieron como destino el patrimonio personal de los accionistas del Grupo Indalo. Aunque se haya querido dar a entender lo contrario.

Oil Combustibles S.A., sus directores y accionistas, se han presentado voluntariamente ante la Justicia con motivo de la denuncia, de carácter eminentemente político, que ha formulado en su contra la AFIP en virtud de una presunta insolvencia fiscal fraudulenta.

La imputación que se formula es un verdadero desatino. Basta con señalar que a la fecha no existe ni se ha notificado ningún procedimiento administrativo o judicial tendiente al cobro de deuda tributaria impaga por parte de Oil Combustibles S.A. Asimismo, los préstamos otorgados por dicha compañía a las demás empresas del Grupo se encuentran suficientemente garantizados con los bienes adquiridos y con la totalidad del patrimonio de las empresas que los recibieron.

Hasta tanto la Justicia no cierre definitivamente la investigación, no se efectuará dentro del Grupo Indalo ninguna modificación en las tenencias accionarias que pueda significar siquiera remotamente una disminución de la capacidad patrimonial de cualquiera de sus compañías.

En poco tiempo quedará al descubierto que la campaña de hostigamiento generalizado en contra del Grupo Indalo oculta el inequívoco propósito de llevarlo a una situación que lo obligue a vender sus activos. En particular las empresas de comunicación que actúan de manera independiente a los grupos de medios concentrados y garantizan la pluralidad de opiniones.

El Grupo Indalo no va a ceder a ningún tipo de maniobra extorsiva, defenderá las fuentes de trabajo de sus miles de empleados, honrará la confianza depositada por sus clientes y el público en general, y acudirá a las instancias judiciales nacionales e internacionales a efectos de que sus derechos sean debidamente respetados.