El marroquí Ibrahim Maaroufi difícilmente vaya a ser recordado por su trayectoria como futbolista, aunque gracias a un hecho insólito su nombre quedará grabado para la posteridad, pero no precisamente de la manera deseada.
Sucede que Khalid El Bakraoui, el kamikaze del atentado del pasado 22 de marzo en el metro de Bruselas, utilizó la identidad de Maaroufi para burlar a las autoridades belgas y alquilar un departamento en Charleroi precisamente bajo falsa identidad.

Precisamente de ese departamento en cuestión salieron los terroristas la mañana del atentado en el aeropuerto y el metro de Bruselas y allí encontraron luego las autoridades 15 kilos de explosivos y material para fabricar bombas.

Cabe destacar que Maaroufi,
de 26 años, juega actualmente en el Fc Schaerbeek, el equipo del barrio de Bruselas donde vivía El Bakraoui. Aunque sin dudas lo más destacado de su carrera fueron los seis partidos que disputó en el primer equipo del Inter italiano, equipo en el que estuvo entre 2006 y 2009.