El médico forense determinó que había tomado el doble de la cantidad de alcohol permitida para manejar, mientras que su madre reveló que estaba deprimida por una relación fallida.
Una mujer de Manchester, en el Reino Unido, se ahorcó en junio del año pasado tras sufrir una decepción amorosa y ver cómo se casaban sus tres mejores amigas mientras a ella le tocaba ser siempre la dama de honor en las bodas.

Danielle Saul, de 31 años, tenía una carrera brillante en selección de personal, una personalidad extrovertida y una vida social muy activa, pero su amiga íntima reconoció que "estaba muy deprimida" un poco antes de su muerte.

Saul se ahorcó en su departamento de Fallowfield, a las afueras de Manchester, apenas tres días después de encontrarse con su ex novio en un bar del centro de la ciudad, informó el sitio Manchester Evening News.

El médico forense del caso determinó que la mujer tenía 162 mg de alcohol por cada 100 mg de sangre, el doble del límite legal para manejar, lo que "puede haber tenido un impacto intoxicante a través del cual puede no haberse dado cuenta del resultado de sus acciones".

La madre de Saul, llamada Karen, explicó en una audiencia esta semana que su hija "todavía tenía sentimientos por su ex novio y eso le resultaba difícil", sobre todo porque había visto al hombre tres días antes de su muerte.

"Creo que ella se saturó ese fin de semana con el sobresalto de encontrarse con su ex. Se había encontrado con él y creo que ella pensaba que iban a volver. También la había pasado mal hace algunos meses en su anterior trabajo", explicó la mujer.

Linda Nixon, amiga de Saul desde hace 15 años, aseguró que siempre hablaban con franqueza y la mujer le había confiado que estaba deprimida tras ver a su ex.