Agustín y Elena, sus personajes en la tira, concretaron su amor en una estancia, lejos de la familia Villalba. Y ardió la pantalla.

La historia entre Agustín (Gonzalo Heredia) y Elena (Agustina Cherri) en Los ricos no piden permiso era uno de los conflictos que más prometían en el lanzamiento de la ficción de El Trece, por la típica convención de género del culebrón: el amor imposible entre dos personas de diferente posición económica. Pero el amor (como siempre en las novelas), pudo más y por fin tuvo su consumación en una noche de amor.

Mirá el video en RatingCero.com