Marcelinho Huertas, de Los Angeles Lakers, aprovechó una distracción de su rival para robarle el balón tras volver a la cancha sin que nadie se diera cuenta. Mirá lo que hizo.

Embed