DyN
DyN
Dijo que debería haber controlado los recursos públicos por tratarse de millones de pesos.
El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel consideró que el Gobierno tiene gran responsabilidad en el caso de denuncias por presunto lavado de dinero y malversación de fondos al ex apoderado de las Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schoklender.

En declaraciones a radio La Red, Pérez Esquivel sostuvo que el Ejecutivo debería haber hecho “el control sobre los recursos públicos”.

“Creo que hay una gran responsabilidad del Gobierno que debe determinar controles, auditorías y rendiciones de cuentas, porque no se habla de monedas sino de millones y millones de pesos”, señaló.

De todas maneras, el titular del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) remarcó que hay que separar el caso particular con la trayectoria de las organizaciones, aunque confesó que “hace muchísimos años” que no tiene “ningún tipo de contacto” con Hebe de Bonafini.

Pérez Esquivel recordó que el motivo del distanciamiento  fue el de la fractura de las Madres, momento en que él ofreció “un salón para reuniones” y “a eso Hebe lo vio como una contradicción”.

Sin embargo, remarcó que nunca hubo ningún tipo de discusión entre ellos y que de ella rescata “la defensa de los derechos humanos integral y sin distinción” aunque critica su “opción de acción partidaria”.

En ese sentido, elogió a Nora Cortiñas –titular de Madres Línea Fundadora- de quien dijo que “tiene las cosas muy claras: primero, al independencia, una posición clara sobre la integralidad de los derechos y seguir buscando la verdad y la Justicia sin involucrarse en política partidaria”.