En la actual ola de aumentos por parte del Gobierno ahora llega el turno del gas y el agua, con incrementos que en promedio podrán ser de hasta un 300% en y 375%, aunque igualmente ambos servicios contarán con tarifas sociales, según adelanto el diario Ámbito Financiero.


En el caso del gas se estima que los exceptuados pueden alcanzar a unas 350.000 familias (hoy son 270.000). En tanto, seguirá el subsidio para la garrafa social, "es decir que más de 3 millones de familias recibirán subsidios y no se verán afectadas por el incremento de tarifas", aseveran en la Casa Rosada, según informó Ámbito.com.

Los aumentos dados a conocer en el Boletín Oficial rigen a partir de abril y la aspiración oficial es que los aumentos de luz, transporte, gas y agua "sean las últimas subas de este año", señaló una importante fuente oficial, "siendo estos aumentos el último alimento a la inflación, que debería comenzar a bajar en los próximos meses". Una persona que pagaba $ 68 por bimestre de gas pasará a pagar $ 262 (incluye impuestos), es decir, una suba del 285% aunque si efectuara un ahorro en el consumo logrará una reducción de tarifa del 15%. De todas maneras, aclaran que el promedio del incremento en el sector residencial de todo el país se ubica en torno al 200%.

La red de gas natural alcanza los 8 millones de usuarios, de los cuales 2,2 millones pertenecen a sectores de clase media. En el caso del gas para industrias estas tarifas "no deberían modificarse" aunque continuarán los cortes que sufren cuando aumenta la demanda.

Por su parte, AySA (Agua y Saneamientos Argentinos SA) determinó su nuevo cuadro tarifario siguiendo instrucciones de la Subsecretaría de Recursos Hídricos, según señalaron fuentes oficiales, con ajustes que comienzan a regir el primero de abril. El aumento promedio será de 297%. Quien pagaba $ 100 por bimestre de agua y cloacas, pasa a pagar cerca de $ 400, informaron las autoridades.

La tarifa mínima va a ser de $ 83 por mes y por servicio. La tarifa promedio de un residencial por cada servicio (agua y cloaca) pasará de $ 32 a $ 95 por mes. De acuerdo con este cuadro, una familia tipo pagará, en promedio, $ 125 por mes y por servicio, señalan en AySA. Es decir que se abonará, aproximadamente, un promedio de $ 4 por día y por servicio.

Para el cálculo de la nueva tarifa se continúa utilizando la misma fórmula, que considera la superficie construida y del terreno, las características de la edificación y la ubicación geográfica, pero se ha modificado el valor de uno de los parámetros: coeficiente de modificación tarifaria, que tuvo un aumento del 217%.

Asimismo, fueron modificados los subsidios. Los que tenían subsidios del 50% pasan al 25%, así que para ellos el aumento es del 375%, en lo que constituye el incremento máximo. Los que tenían subsidios del 5% y del 25% los pierden, así que en el primer caso el aumento es del 233% y en el segundo de 325%. La tarifa para los que ya habían sufrido la quita del 100% de los subsidios, aumenta un 217%.

Las primeras facturas con aumento estarían llegando la última semana del mes de abril hasta la segunda semana del mes de junio, dependiendo del grupo de facturación al que pertenece el usuario. Las primeras fechas de vencimiento de factura operarán a partir del 12 de mayo.

Aquellos usuarios de los sectores más vulnerables serán protegidos bajo un esquema de subsidios focalizados acorde a su capacidad de pago, ya sea eximiéndolos del mismo o aplicando una tarifa social desde los $ 42 por mes y por servicio.

Los usuarios que se encuentren en situación de solicitar estos beneficios podrán realizar el trámite on line a través de www.aysa.com.ar, o ingresando al sitio oficial del Ente Regulador de Agua y Saneamiento www.eras.gov.ar. También pueden hacerlo personalmente acercándose a cualquiera de los centros de atención detallados al dorso de su factura y aquellos que AySA dispondrá en puntos de la Ciudad y el Área Metropolitana. Quienes anteriormente hayan sido beneficiados con el otorgamiento de la tarifa social seguirán gozando de la misma hasta el plazo fijado originalmente.

La medida "tiene como objetivo rescatar a la empresa de la situación deficitaria en la que hoy se encuentra y permitir que todos los recursos del Estado nacional se inviertan en expandir los servicios y en llevarles agua potable y cloacas a quienes aún carecen de ellas", de acuerdo a lo afirmado por voceros de la empresa.

Al respecto, señalan que si los recursos utilizados en subsidiar la tarifa durante los últimos 10 años se hubieran invertido en expandir los servicios ya se habría alcanzado la universalización en agua potable y cloacas. Con estos aumentos, a los que se sumaron los del transporte público y anteriormente los de luz, el Gobierno aspira ahora no tener que efectuar más ajustes y así poder bajar la inflación, objetivo que pasó a ser prioritario, explican en el entorno del presidente Mauricio Macri.