Ocurrió cuando los trabajadores del Servicio de Vida Salvaje se encontraron con el felino en las afueras de Neirobi, Kenia. El animal ya había atacado a un poblador, por lo que el personal tomó la decisión más drástica. LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR TU SENSIBILIDAD.