Con el objetivo de morigerar el impacto del tarifazo impuesto al gas, el gobierno de Macri adoptó una tarifa social para aquellos que reúnan ciertos requisitos, sin embargo aún cumpliendo con ellos podés quedar afuera. Enterate acá si calificás o no para la tarifa social.
Lejos de presentar un plan para controlar la aceleración de la inflación que marca el ritmo de la economía desde la devaluación de más del 60% que sufrió el peso argentino, el gobierno de Mauricio Macri puso en vigencia desde este viernes un nuevo tarifazo, esta vez para el servicio de gas.

Los incrementos en el gas se ubican en el orden del 210% y de 320% para el Gas Natural Comprimido. Este nuevo tarifazo se suma a la duplicación de los valores de los boletos de colectivos y trenes que entrarán en vigor desde la próxima semana, y la suba de los combustibles, del 6%, vigente desde la cero hora de este viernes.

Para el caso del gas el gobierno de Cambiemos anunció la adopción de una tarifa social para los sectores más postergados. Podrán acceder a ella quienes sean beneficiarios de programas sociales, jubilados y/o pensionados que perciban haberes mensuales brutos por un total menor o igual a dos jubilaciones mínimas (es decir 9.918 pesos), trabajadores con remuneraciones mensuales brutas por un total menor o igual a dos Salarios Mínimos, Vitales y Móviles (12.120 pesos), personas con discapacidad, inscriptos en el Monotributo Social, Empleados del servicio doméstico y personas que cobren el seguro de desempleo.

Perderán sin embargo la posibilidad de acceder a la tarifa social si cualquiera de las personas que, aún cumpliendo con alguna de las condiciones explicadas anteriormente sean a la vez propietarios de más de un inmueble, posean un vehículo de hasta 15 años de antigüedad, aeronaves o embarcaciones de lujo.

El aumento del gas se formalizó a través de las resoluciones 28 y 31 del Ministerio de Energía y Minería, publicadas este viernes en el Boletín Oficial.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, aclaró que no se esperan nuevas subas de tarifas de gas durante 2016 y justificó el nuevo tarifazo: "Los precios bajos alentaban el consumo y la demanda aumentaba en función de eso, mientras a la oferta se le decía que no tiene condiciones de rentabilidad para poder sostener su actividad, por lo tanto no produzca".