El caso salió a la luz en el marco de una investigación periodística, pero existe una investigación en la Justicia a propósito de las imágenes registradas.
Un hombre y una mujer afroamericanos demandaron a cuatro policías blancos de la localidad de Aiken, en Carolina del Sur, Estados Unidos, después de sufrir vejaciones durante un control vial devenido en investigación por narcóticos.

Lakeya Hicks y Elijah Pontoon demandaron a los oficiales del Departamento de Seguridad Pública de Aiken después de ser manoseados en sus partes íntimas y hasta sometidos a un examen rectal en el caso del hombre, informó el sitio The Washington Post.

El oficial Chris Medlin detuvo a Hicks cuando transitaba por las calles de Aiken con Pontoon en el asiento del acompañante. El objetivo incial del control era comprobar la legitimidad de las patentes del auto, que eran provisorias porque la mujer acababa de comprar el vehículo.

Pero Medlin no se quedó tranquilo al comprobar que Hicks era la dueña del auto, sino que le pidió su identificación a Pontoon y al comprobar que tenía antecedentes penales por ofensas vinculadas a la droga decidió revisar a ambos.

Medlin llamó a una patrulla caninca para revisar el auto y a una oficial femenina para que examinara a Hicks, quien denunció que expusieron sus pechos en la vía pública.

Mientras tanto, Medlin y otro oficial se turnaron para examinar las cavidades privadas de Pontoon en busca de lo que ellos creían que era "algo duro" parecido a un paquete de droga.

Embed
El episodio ocurrió el 2 de octubre de 2014, pero recién esta semana fueron difundidas las imágenes en el marco de una investigación del periódico.