El presidente de la Asociación Gremial de Auto-Taxi de Madrid, Miguel Ángel Leal, sostuvo por Radio 10 que esa empresa viene "a crear un empleo precario", al igual que lo intenta hacer en España."Vamos a estar muy vigilantes", agregó.
El presidente de la Asociación Gremial de Auto-Taxi de Madrid, Miguel Ángel Leal, señaló este sábado que Uber "busca barrer del mapa al servicio publico del taxi", al criticar la app (aplicación) que comenzó a funcionar hace dos días en la capital española y que genera resistencias en la Ciudad de Buenos Aires.

El servicio que empezó a operar en el país ibérico se llama UberX, que a diferencia del Uber a secas, interrumpido por orden judicial en 2014, ofrece a los usuarios la posibilidad de desplazarse con conductores que cuentan con una licencia profesional.

Sin embargo, esta nueva herramienta también genera una fuerte oposición por parte de los taxistas españoles, quienes afirman que busca desplazar el servicio público para implementar uno privado, sin garantías para los ciudadanos y creando un empleo precario.

"Esta empresa busca barrer del mapa al servicio publico del taxi, a hacerse del mercado total, y ahora han regresado bajo el paraguas de la legalidad, pero confiamos en que no logren sus objetivos", dijo Leal, ante lo cual enfatizó: "Vamos a estar muy vigilantes".

En declaraciones al programa "Séptimo Día" que conduce Daniela Ballester por Radio 10, agregó: "Vienen a crear un empleo precario, en un momento en que en España tenemos bastantes problemas de desempleo; consideramos que los trabajadores de Uber están como en una especie de semiesclavitud , no tienen derechos laborales, se les quita un 25% de cada servicio, el conductor tiene que pagar todos los gastos del vehículo; y el ciudadano está en una gran inseguridad jurídica porque frente a cualquier problema no tienen a donde recurrir".
.

Detalló las diferencias entre el servicio público de taxis y el UberX, que fueron aprobadas recientemente, como que se requiere que sean "licencias de alquiler de vehículos con conductor, que los viajes deben ser previamente contratados con una hoja de ruta de origen y destino prefijado, y el servicio es más o menos como en el taxi, pero con algunos impedimentos, como que los ciudadanos no pueden pararlos en la calle".

"Pero los ciudadanos -continuó- tienen que saber que si se llega a hacer fuerte en una ciudad los precios después van a ir cambiando en función de la demanda, pueden subir hasta un 50 ó 60%", manifestó.

Leal dio el ejemplo de otros lugares donde se implementó esta modalidad de transporte como en San Francisco, Estados Unidos, donde "el servicio público de taxi fue eliminadas y entró Uber y ahora los ciudadanos están yendo a los ayuntamientos para solucionar esto".

El gremialista español expresó, al ser preguntado sobre que pasaría si en Argentina se instala la app, que "sería igual que en España, el ciudadano se va a encontrar que no puede reclamar en ningún lado", y añadió: "Aconsejo a mis compañeros y hermanos de Buenos Aires que también estén atentos".