Axl Rose, Slash y Duff McKagan compartieron escenario por última vez en Buenos Aires, pero anoche volvieron a juntarse para tocar en el Troubadour de Los Ángeles.
Parecía un chiste del Día de los Inocentes, que en los Estados Unidos se celebra con bromas pesadas el 1° de abril, pero Guns n' Roses realmente volvió a dar un show con su formación clásica el viernes pasado en la sala Troubadour de Los Ángeles.

Axl Rose, Slash y el bajista Duff McKagan volvieron a compartir un escenario después de casi 23 años para tocar 17 canciones, con una elección muy obvia y apropiada para arrancar el show.

Volvieron los guns
La última vez que tocaron juntos había sido en julio de 1993 en Buenos Aires. La formación del viernes pasado se completó con el tecladista Dizzy Reed, el guitarrista Richard Fortus y el baterista Frank Ferrer (lo que dejó afuera al original, Steven Adler) y la tecladista Melissa Reese, la primera mujer en la banda.

Volvieron los guns II
El show fue anunciado ese mismo viernes a través del perfil oficial de los Guns en Twitter y las entradas se pusieron a la venta a escasos 10 dólares, pero sólo 250 podrían entrar a la sala, informó el sitio LAWeekly. La locación elegida no fue casual: ahí fue su debut el 6 de junio de 1985.


La Policía de Los Ángeles tuvo que movilizarse para evitar problemas entre los fanáticos de la banda, que supieron ganarse una mala reputación en otros tiempos, informó el sitio TMZ. Pero las cosas cambiaron y los fanáticos que se quedaron afuera se limitaron a comprar memorabilia como camisetas del show a 30 dólares, informó el sitio LA Times.

Embed
La lista de temas incluyó "Sweet Child O'Mine", el cover "Live and Let Die", "Paradise City", "Nightrain" y su versión de "Knocking on Heaven's Door", tras lo cual Axl lanzó "¿Ven? Soy agradable. Soy una personas agradable", quizás a modo de respuesta por tantos años de confrontación pública con su banda.

Embed