En el marco del Día Nacional e Internacional de Concientización, cientos de personas se acercaron a la plaza en una campaña de concientización por el trastorno que afecta a 1 de cada 68 niños en el mundo.

Cientos de personas con globos azules participaron este sábado de una campaña de concientización sobre el autismo en la Plaza de Mayo, la cual hizo que la Casa Rosada, la pirámide de Mayo y otros edificios históricos fueran iluminados en distintos tonos de azul, el color que identifica a las actividades sobre el autismo.

La actividad fue organizada por CEUPA (Conciencia, Esperanza y Unión para el Autismo), siguiendo la propuesta mundial de Naciones Unidas y la Ley Nacional 27.053 que instituyó el 2 de abril como Día de Concienciación sobre el Autismo.

Además, entre este domingo y el próximo 6 de abril y se realizarán eventos y movidas en ciudades como Rosario, Córdoba, Salta, Tucumán, Villa Carlos Paz, Santiago del Estero, Mar del Plata, Bahía Blanca y La Plata, entre muchas otras.

Los organizadores precisaron que "el autismo no es una enfermedad, ni una discapacidad, es un desorden del desarrollo del cerebro que puede comenzar en los niños antes de los 3 años de edad y que a nivel mundial afecta a 1 de cada 68 chicos".

El autismo reúne a un complejo grupo de trastornos neurobiológicos que alteran las capacidades de comunicación y relación de las personas, con síntomas que pueden ser desde muy leves hasta muy graves, según el grado de pérdida de las habilidades sociales y de comunicación, y la aparición de comportamientos repetitivos u obsesivos.

El crecimiento de este síndrome a nivel mundial es muy significativo, alcanzando según algunas estadísticas a 1 de cada 68 niños, e incluso números aún más dramáticos. Si bien la Argentina no posee estadísticas aún, se calcula que se cumplen estas mismas tasas de incidencia.