El ex dirigente radical encabeza la búsqueda de su hijo Manuel, quien está desaparecido desde el jueves cuando la lancha en la que viajaba fue embestida por otra, y aseguró que "esto no fue un accidente".
En medio de la desesperada búsqueda de su hijo Manuel, el ex dirigente Federico Storani consideró que lo ocurrido en el Río Luján "no fue un accidente" y no descartó que el imputado Pablo Torres Lacal "probablemente" haya estado alcoholizado al momento del impacto.

"A mi hijo lo seguimos buscando. No vamos a bajar los brazos. Mi profesión me ha enseñado la lucha, que es lo único que he aprendido y lo único que sé", afirmó el ex ministro del Interior en declaraciones radiales.

Embed
Y agregó: "En nuestro país hay algunos que viven de manera desaprensiva, poniendo en riesgo la vida de los demás". Luego se quebró allamentarse por "todas las vidas que se tronchan".

En este sentido, Storani aseguró que "esto no fue una fatalidad, un rayo que cayó, porque la lancha venía flameando".

Respecto de su hijo, Storani destacó que "es un muy buen compañero, amigo y estudiante. Él ama a su colegio, a sus compañeros, a sus amigos, a sus hermanas, a sus sobrinos. Tiene una enorme facilidad para relacionarse con las personas y la naturaleza. Y tiene una disposición enorme por cuidar el medio ambiente".

Además, Storni advirtió que Manuel debe haber "sufrido las consecuencias del impacto". "Su mamá, según la autopsia, murió como consecuencia del impacto del golpe; tuvo un derrame interno a causa de la explosión del vaso. Y Manuel estaba sentado al lado de su madre", acotó.