Una investigación internacional probó con más de 11 millones de documentos, que jefes de Estado, empresarios y famosos de distintos ámbitos, mantuvieron en secreto sus movimientos offshore
La investigación denominada "Panamá Papers", fue llevada adelante por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y por el diario Süddeutsche Zeitung, de Alemania. Esta brindará detalles sobre los negocios de 140 políticos y funcionarios del mundo, además de otras figuras, entre los que aparecen varios argentinos como: Mauricio Macri , Lionel Messi , Daniel Muñoz, ex secretario privado de Néstor Kirchner y el intendente de Lanús, Néstor Grindetti.

Más de 100 medios, entre ellos los diarios The Guardian, Le Monde, el Miami Herald y la BBC, participaron de la investigación que se realizó a nivel mundial. En total fueron filtrados más de 11,5 millones de documentos internos de la firma Mossack Fonseca, una agencia panameña conocida por crear y administrar sociedades offshore en paraísos fiscales.

Un dato no poco relevante sobre la magnitud del descubrimiento, es que la filtración es 46 veces más grande que Wikileaks (251.000 documentos).

El diario Süddeutsche Zeitung recibió los millones de registros de una fuente anónima y los compartió con ICIJ, que convocó a 376 periodistas de todo el mundo. Participaron 76 países que trabajaron de forma colaborativa durante un año, compartiendo hallazgos e información sobre los respectivos países. Además se destacó que los medios que participaron de la investigación no pagaron por los documentos.

¿CÓMO ERAN LAS OPERACIONES?

Por definición las sociedades offshore son aquellas empresas que no registran ninguna actividad económica o comercial real. Si bien tener una firma en un paraíso fiscal no es ilegal, esto sirve de pantalla a sus dueños para realizar operaciones evitando las cargas fiscales en sus países de origen.

Como parte de su modus operandi Mossack Fonseca "prestó" nombres de directores, managers y accionistas, de manera de esconder a los verdaderos dueños de estas "compañías fantasma".

LA RESPUESTA

En una respuesta por escrito de Mossack Fonseca a preguntas del ICIJ y sus socios, la firma dijo que "no alberga o promueve actos ilegales" y que la versión de que proveyeron estructuras societarias para esconder la identidad de los verdaderos interesados "es completamente infundada y falsa".