En enero, a Betiana Pino le disganosticaron neuroblastoma, un tipo de cáncer infantil. Tiene seis años, vive en zona rural a 70 kilómetros de Córdoba y por su condición necesita estar más cerca del Hospital de Niños.
A Betiana Pino le diagnosticaron neuroblastoma, un tipo de cáncer infantil que se forma en el tejido nervioso y que, por lo general, suele comenzar con mayor frecuencia en las glándulas suprarrenales que se ubican en la parte superior de los riñones.

Por la enfermedad, estuvo si poder caminar durante tres meses. Según contó a El Diario del Pueblo, luego de someterse a las primeras sesiones de quimioterapia comenzó a dar nuevamente los primeros pasos.

Vive en una zona rural ubicada a 12 kilómetros de Río Primero y a 70 de la ciudad de Córdoba. La ubicación de la vivienda (con techo de chapa, sin luz y sin agua) dificulta la llegada a la ciudad, lo que se transforma en un verdadero problema para Betiana.

Embed
"Ella tiene un tumor entre el hígado y el riñoncito, muy pegado a una arteria que va al cerebelo lo que le hacía perder la estabilidad, y rodeado de vasitos sanguíneos que hacen complicada la cirugía, por eso decidieron empezar con las quimios para achicarlo y poderlo sacar... Pero el proceso es largo, esto recién comienza...", comentó el papá.

Vivir en el campo significa un gran riesgo para la niña, ya que cuando llueve el camino rural se vuelve intransitable. Betiana ante cualquier síntoma debe ser trasladada con urgencia al Hospital de Niños. Por eso, su familia busca conseguir un nuevo hogar para Betiana.

Después de las primeras sesiones de quimioterapia, Betiana está feliz porque pudo volver a caminar, correr y andar en bicicleta. ¿Cómo lo logró? "Diosito me agarró de la mano y me hizo caminar...", dice sin dudar.