Leonardo Baima, de Defensores de Belgrano, entró a los 37 minutos del segundo tiempo en el triunfo del Dragón por 3 a 1 ante Platense, pero duró un suspiro. Pegó una patada y se fue derechito a las duchas. Mirá la insólita jugada.

expulsion-8-segundos.mp4