Sufre el Nápoli. Gonzalo Higuaín fue finalmente sancionado este martes con cuatro jornadas por sus desmedidas protestas tras ser expulsado en el último duelo que su equipo perdió contra el Udinese.
El ex jugador del Real Madrid perdió la calma tras recibir la segunda amonestación por una falta sobre el brasileño Felipe, encaró al árbitro y lo empujó con las dos manos. El juez deportivo Gianpaolo Tosel decidió castigar con una jornada la expulsión y con otras tres los insultos y el empujón al árbitro.

Embed
Se trata de una sanción muy dura para Higuaín, aunque las medidas habrían sido aun más estrictas si Massimiliano Irrati, que dirigió el encuentro, no hubiese catalogado la reacción del Pipita como una "presión leve". De hecho, en caso de conducta violenta, el argentino podía haber recibido hasta diez jornadas de sanción.

Así, el club napolitano no podrá contar con su máximo anotador (30 tantos) y con un líder del vestuario para los partidos contra Verona, Inter, Bolonia y Roma, que serán fundamentales en la pugna por el Scudetto. Higuaín volverá para las últimas tres fechas del campeonato, para los choques ante Atalanta, Torino y Frosinone.