Un joven de 18 años, que se había egresado como abanderado de una secundaria en Orán, Salta, terminó con muerte cerebral tras una presunta mala praxis al ser operado de la apéndice en una clínica local.
Leonardo Matías Aguilar, de 18 años, fue operado el 14 de enero de apendicitis y salió del quirófano de la Clínica Güemes, en Orán, con muerte cerebral. Tras la intervención, y ver cómo empeoraba clínicamente, los responsables de la institución decidieron el 21 de marzo que fuera trasladado al hospital público San Vicente de Paúl.

"Ningún médico subió en la ambulancia. Iba sola con mi hijo. Pensé lo peor, que se moría, ahí al lado mío", dijo Nilda Segundo, madre de Aguilar. En la desesperación, preguntó porque lo llevaban al hospital. "Me contestaron que 'en la clínica se les había acabado el oxígeno' y que 'solo les quedaba un tubo chico'. No puedo creer esa mentira".

Según ella, el traslado fue porque no le podían controlar las escaras en glúteos, caderas y espalda. "Por las escaras le ingresaron seis clases de gérmenes", contó.

Embed

Así está mi MATIAS en el sanatorio parque Salta capital si poder dormir ,sin poder descansar x los fuertes Dolores q...

Posted by Nilda Segundo on martes, 29 de marzo de 2016
El viernes pasado, por la tarde, Matías comenzó a tener taquicardias y fue llevado a terapia intensiva. "Por la noche lo fui a ver. Me mira, con esa mirada que tiene un bebé recién nacido. No me conoce. Le hablo, y no me responde. No puedo soportar el ver cómo quedó mi hijo postrado en una cama".

Frente al pronóstico de que el joven quede en estado vegetativo de por vida, su mamá analiza ampliar la denuncia que hasta ahora sólo es contra la clínica. "He denunciado a la clínica por mala praxis. Y ahora cuando pueda volver a Orán voy a ampliar la denuncia contra el anestesista, porque por él, Matías no va a ser el mismo de siempre".

Embed