El ignoto ruso Alexandre Sidorenko fue el protagonista de una jugada pocas veces vista en la que usó toda su imaginación y destreza para engañar a su rival, Tobias Kamke, durante su partido por el Challenger de Saint Brieuc.

Sidorenko