Fuentes judiciales confirmaron a minutouno.com el cambio en el cronograma del juez. Primero declararó Martín Báez y en tercer lugar lo comenzó a hacer Lázaro. También declararán Federico Elaskar, César Fernández y Walter Zanzot.
El detenido empresario santacruceño Lázaro Báez comenzó alrededor de las 12:40 a prestar declaración indagatoria ante el juez federal Sebastián Casanello en el marco de la causa en la que se investigan presuntas maniobras de lavado de dinero.

Báez se encuentra en la Alcaidía, donde previo a la declaración ante el juez mantuvo un breve un encuentro con su hijo Martín, quien no se encuentra detenido, pero sí imputado y también fue requerido para dar testimonio ante el juez Casanello.

Fuentes judiciales indicaron a minutouno.com que el primero en declarar ante el magistrado fue Martín Báez, seguido de Daniel Pérez Gadín y en tercer lugar comenzó a hacerlo Lázaro Báez.

De acuerdo con lo previsto, además de Pérez Gadín y los Báez, también declararán este miércoles los financistas Federico Elaskar y César Gustavo Fernández, y Walter Zanzot, titular de la empresa de aviones Top Air.

lazarocomodoro.avi
Báez y su contador Pérez Gadín fueron trasladados este martes por la mañana desde la Superintendencia de Investigaciones Federales, en Villa Lugano, hacia los tribunales federales de Comodoro Py, en Retiro, para prestar declaración indagatoria ante el juez Sebastián Casanello, en medio de un fuerte operativo policial

Embed
El Centro de Información Judicial difundió la resolución de Casanello donde indica que "personal policial abocado a las tareas ordenadas por este tribunal el pasado 31 de marzo pudo observar que se encontraba sobre la pista de despegue del aeropuerto de la ciudad de Río Gallegos, en condiciones de operar, la aeronave matrícula LV-BPL -propiedad de la firma Top Air SA-, y que mediante discretas tareas investigativas se habría determinado que aún no se había presentado el plan de vuelo. Luego, el personal policial habría logrado determinar que el pasajero sería Lázaro Báez, lo que, finalmente, se habría corroborado. No se pudieron establecer, sin embargo, mayores precisiones acerca del viaje".

Casanello consideró que dado que se "dispuso su prohibición de salida del país dado que existían riesgos que ameritaban restringir con ese alcance su libertad", la noticia de la utilización de una nave de su propiedad a días de tener que presentarse a prestar declaración indagatoria "es un detonante que dispara los riesgos de fuga y exige el dictado urgente de una medida idónea que asegure los fines procesales".