"Apreciaríamos mucho que no ESPERARAS hasta 5 minutos antes del cierre" para hacer el pedido, le escribieron los empleados de un local de la pizzería estadounidense Domino's a una enfermera que hizo un pedido.

La enfermera pidió que le llevaran una pizza a un hospital de Texas, Estados Unidos, 5 minutos antes de la medianoche, hora en la que el local cierra.

Un amigo de la enfermera, llamado Kerry Miller, aseguró, según informa CBS11, que es lo más grosero que vio en su vida: "No me importa si llama un minuto antes del cierre. El negocio todavía está abierto. Atendé a tus clientes".

El vocero de Domino's Tim McIntyre dijo: "No aprobamos ni alentamos este tipo de comportamiento con nuestros clientes."

Embed