La insólita jugada se dio en la liga de Brasil. Pese a que nunca logró enterarse de dónde estaba la pelota, el arquero del Glória, Rafael Roballo, evitó de forma inexplicable un gol de penal de Marquinhos, del Inter de Porto Alegre.