El defensor Marcelo protagonizó una increíble situación en la que no sólo agredió a un rival del Wolfsburgo por la ida de los cuartos de la Champions League, sino que luego se tiró al piso sin que le hagan nada. Mirá lo que hizo.