El gobierno venezolano redujo este jueves la jornada laboral ante las altas temperaturas que este mes registra picos de hasta los 45 grados, con una sensación térmica cercana a los 50 grados, lo que disparó además el consumo eléctrico.
Jorge Arreaza, vicepresidente del Ejecutivo del presidente Nicolás Maduro, y el ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, manifestaron en una rueda de prensa conjunta que la jornada laboral en el sector público deberá ser continua y comenzará a las 07.30 hora local y acabará a las 13.00 horas.

Entre miércoles y jueves el consumo de energía eléctrica, principalmente con el uso generalizado de aparatos de aires acondicionado, ha sido "bastante significativo" y pasó de alrededor de 16.000 a 18.000 megavatios, informó Arreaza.

Se trata de un salto de alrededor de 2.000 megavatios que, en el sector estatal, dará paso a "severas y rigurosas" inspecciones para obligar al ahorro, advirtió.

Los servidores públicos deben ser "mucho más moderados" en el uso de la energía eléctrica, lo que también vale para los 30 millones de habitantes del país, exhortó el vicepresidente.

Embed
Chacón recordó a su vez que 2014 fue para Venezuela "el año más seco de los últimos 60 años" y que las secuelas de ello aún perduran.

Ello mantiene los embalses generadores de energía hidroeléctrica en cotas bajas que no se compadecen con el pico de hasta 18.300 megavatios de consumo, advirtió.

La reducción de la jornada laboral en el sector público exceptúa a los sectores educativo, policial, de la salud, de la fabricación de alimentos, generación de agua potable, petróleo, gas, así como recolección de basura, transporte y banca, entre otros, detalló.

El ministro también dispuso que las industrias y otras empresas privadas "optimicen la autogeneración de energía" con equipos propios.