Los bomberos trabajaron con cuerdas y una cámara de video para detectar en qué parte del estrecho trayecto había quedado atascado el pequeño.
Una dotación de bomberos chinos trabajó durante dos horas para rescatar a un niño de tres años que había quedado atascado en un pozo de 90 metros. El pequeño salió sano y salvo del brete.

La madre de la criatura se mantuvo cerca de la boca del pozo para darle palabras de aliento, pero nadie podía bajar a buscarlo porque el agujero era de apenas 30 centímetros, informó el sitio CNN.

"Voy a bajar a buscarte, no llores", se puede escuchar decir a la madre del niño, que había quedado atascado a 12 metros de la boca del pozo.

El niño fue rescatado sano y salvo, según confirmaron los médicos que lo atendieron en un hospital de la zona.

Rescatan a un niño que cayó por un pozo