Sucedió en Austin, Texas, Estados Unidos, cuando Daisy Lynn Torres, una niña de 14 meses murió después de un tratamiento odontológico de rutina. Los padres de la nena exigen respuestas sobre lo que pasó, porque los motivos de la muerte aún no son muy claros.
Para el cuidado de la salud de los niños es necesario llevarlos constantemente al médico, dentro de los cuales está incluido el dentista, pero en este caso, a una madre esto le significó el perder a su hija. Una niña de solo 1 año de edad.

Ahora Betty Squire, la madre de la niña está buscando saber qué pasó realmente."Solo quiero respuestas de qué le pasó a mi hija. Tú nunca esperas ir al dentista y que tu niño muera".
Aún no está muy claro qué sucedió la mañana del martes 26 de marzo. Lo único que se conoce es que Daisy Lynn Torres murió después de un tratamiento odontológico de rutina, de acuerdo a un vocero de la oficina dental de Austin, Texas.
nena 2.jpg
Betty relata que al llegar al dentista, este colocó a la pequeña acostada en el consultorio y procedió a aplicarle sedante. Supuestamente, esto lo hacía para facilitar el proceso de la revisión, algo que puede ser normal en niños pequeños que no permanecen quietos durante la revisión.

El problema fue que Daisy dejó de respirar, causando que entrara en shock y fuera llevada a un hospital minutos después. Pese que enfermeras y médicos lucharon por reanimar a la niña simplemente no pudieron. La niña perdió la vida en tan solo un par de horas.

"Me dijeron que el procedimiento iba a tardar entre 40 y 45 minutos y que yo debía esperar en la sala de espera".Luego el dentista indicó que había más trabajo por hacer, dijo Betty.

Embed
"Le creí al dentista. Dije está bien y encárguese de eso. Entonces 10 minutos después. él regresó y dijo 'por favor entre a la habitación y me dijo algo salió mal y ella empezó a tener problemas para respirar y le dio un paro cardíaco. Hicimos reanimación cardiopulmonar y ella está bien ahora".

Betty cuenta que se asustó y que "en mi corazón, sabía que ella estaba a punto de irse".

Cuando Daisy fue subida a la ambulancia, la madre le dio un beso y apoyó su cabeza sobre ella.
"Ellos la llevaron rápidamente al hospital y ella murió ahí".
En medio del inmenso dolor, la madre presentó una denuncia en contra de quien resultara culpable, ya que era un caso completamente extraño.
El Consejo Estatal de Examinadores Dentales de Texas, ha iniciado una investigación para determinar si hubo culpabilidad en la muerte de la niña.
Por su parte, la Asociación Americana de Odontología Pediátrica emitió un comunicado donde dijo que no es raro que a los niños se les aplique anestesia, pero que cualquier paciente anestesiado tiene riesgos.