El delantero de Boca, lesionado en el pie izquierdo tras una fractura en el dedo meñique, habló sobre su situación actual. Además, aseguró que lo "pone mal" ver al Xeneize y "no estar ahí".
Daniel Osvaldo, centrodelantero de Boca Juniors, aseguró este viernes que ni siquiera tiene ganas de ir "a la cancha" porque lo pone "mal ver a Boca y no estar ahí" dentro del campo de juego, a partir de la lesión que atraviesa en el quinto metatarsiano del pie derecho.

"No voy ni a la cancha porque me pone mal ver a Boca y no estar ahí", resaltó el atacante, de 30 años.
El ex jugador de Inter, Juventus y Roma, todos de Italia, sufrió a principios de año una severa lesión en el quinto metatarsiano del pie derecho, molestia que le impidió tener continuidad en el conjunto de Rodolfo Arruabarrena primero y en el elenco de Guillermo Barros Schelotto en la actualidad.

Embed
"La lesión me tiene loco. Hubiese preferido que fuese en otro lugar. Pero es un lugar muy complicado y no hay garantía de que si uno mete un tornillo, de que quede bien", expresó Osvaldo a la cadena Fox Sports.

El delantero, que solamente jugó cuatro partidos en forma oficial (San Lorenzo por la Supercopa Argentina en Córdoba; Atlético Tucumán, San Martín de San Juan y Lanús por el campeonato de Primera División) durante esta temporada, está afectado por una rotura en un dedo en el pie y decidió no operarse.

Embed
"Contra San Martín jugué lesionado. Lo hice por una situación que sentía que tenía que dar la cara; por (Rodolfo) Arruabarrena y por Boca", resaltó el jugador que surgió en las divisiones formativas de Huracán.

"Jamás me imaginé que esta lesión me iba a joder tanto. Con Lanús no me generó tanto problema pero en ese entrenamiento (el de la semana pasada) terminé de romperme", contó Osvaldo.

Embed
El delantero expresó que "la única manera que tengo de demostrar es dentro de la cancha. Sé que ahí puedo rendir bien", sostuvo.
Osvaldo consideró que en Boca, club del cual es hincha fanático, "tengo un nerviosismo que no sentía" en otras instituciones.

El delantero también se refirió a las críticas "malintencionadas" y destacó que le molesta que digan "que vine a 'chorear'".

Osvaldo remarcó que Juan Román Riquelme "es el ídolo de toda la vida" en la entidad xeneize, aunque él también admiró al goleador Martín Palermo, de quien gritó "muchos goles como todos los hinchas de Boca".