Se trata de una pareja con tres hijos que fueron desalojados por un grupo de traficantes que necesitaban el hogar como vía de escape de un búnker.
El hecho ocurrió en Empalme Graneros en la provincia de Santa Fe, donde una familia vive refugiada en una parrilla abandonada luego de que un grupo de narcotraficantes los expulsaran de su vivienda porque necesitaban el lugar.

"Tuve que irme porque los narcotraficantes usurparon mi casa. Apretaron a los chicos, nos mostraron los fierros, dijeron que los iban a matar y les tuve entregar mi casa", contó Claudia en diálogo con una radio local.

Embed
"Nos fuimos porque decían que iban a matar a los chicos. Me vinieron a apretar, eran una banda. Querían que nos fuéramos porque no tenían lugar para escapar del búnker. Mi casa quedaba en el paso de una salida que tenían usaban para es huir y querían mi casa. Mi fui de mi casa con lo puesto y los chicos", expresó Claudia debajo del techo de chapa ubicado en Santa Fe y Magallanes.

Claudia contó que todas sus pertenencias las había comprado a créditos y que ahora perdió todo. "Hace dos años que los narcos llegaron a Empalme y coparon varias casas. Con mi marido hacemos changas y todo lo que podamos, ahora queremos buscar una casa donde vivir", agregó.