Francisco se refirió a las "notables mejoras en el reconocimiento de los derechos de la mujer", pero advirtió que hay "formas" que no se pueden considerar "adecuadas".
En sus exhortación "Amoris Laetitia", Francisco remarcó que "aunque hubo notables mejoras en el reconocimiento de los derechos de la mujer y en su participación en el espacio público, todavía hay mucho que avanzar en algunos países", sobre todo en materia de violencia de género, en la práctica de mutilación genital femenina y "en la desigualdad del acceso a puestos de trabajo dignos y a los lugares donde se toman las decisiones".

Embed
"La historia lleva las huellas de los excesos de las culturas patriarcales donde la mujer era considerada de segunda clase", escribió el Papa. "Hay quienes consideran que muchos problemas actuales han ocurrido a partir de la emancipación de la mujer. Pero este argumento no es válido, es una falsedad, no es verdad. Es una forma de machismo", se puede leer en el mensaje publicado el viernes pasado en el Vaticano.

"La idéntica dignidad entre el varón y la mujer nos mueve a alegrarnos de que se superen viejas formas de discriminación, y de que en el seno de las familias se desarrolle un ejercicio de reciprocidad. "Si surgen formas de feminismo que no podamos considerar adecuadas, igualmente admiramos una obra del Espíritu en el reconocimiento más claro de la dignidad de la mujer y de sus derechos", finalizó el Pontífice en el punto 54 de su mensaje.