Debido a su situación la mujer y su marido pidieron posponer la fecha de reparación del elevador, pero como podía salir más caro por los aumentos de los precios, el resto del edificio votó en contra.
Una vecina de Caballito sufrió en carne propia la "solidaridad" de sus vecinos. La damnificada, que transitaba su semana número 38 de embarazo, pidió junto a su marido posponer la reparación del ascensor de su edificio, programada para este lunes 11 de abril, ya que de realizarse este quedaría fuera de servicio por 10 días, con todas las complicaciones que eso le generaría en su estado.

Fue entonces y ante el pedido de la pareja que desde la administración del edificio se decidió explicar la situación, sometiendo a votación del resto de los inquilinos la posibilidad de mover la fecha de reparación para dentro de 30 días. Un dato no menor es que en el comunicado se aclaraba que de ser así, y debido al aumento de los precios, posponer implicaría que el arreglo saliera más caro.

VERGÜENZA: LA RESPUESTA MENOS ESPERADA

Edificio Caballito 1.jpg
Aunque parezca mentira, los vecinos eligieron que la fecha continuara siendo la original, la del 11 de abril, obligando a su vecina a transitar las últimas semanas de embarazo fuera de su casa o subiendo y bajando en su estado las escaleras, con todos los riesgos que eso implicaría para su embarazo.

Edificio Caballito 2.jpg
FINAL FELIZ

A pesar de que la fecha de la reparación del ascensor se mantuvo firme para este lunes, casualidad u obra del destino, en comunicación con minutouno.com la mujer contó que felizmente ayer domingo 10 abril a las 22:40, dio a luz a su hija.