La Corte Suprema condenó a la Municipalidad de Chascomús a indemnizar con 100 millones de pesos a las ganadoras de un campo sorteado hace ya más de dos décdas. El intendente está desesperado y dice no contar con el dinero.
El intendente del partido bonaerense de Chascomús, Javier Gastón, alertó ayer lunes que quebrará las finanzas del municipio si acata el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que condenó a la comuna a pagar 100 millones de pesos por una rifa de un campo efectuada hace 21 años.

"Estamos en una virtual cesación de pagos de servicios. Si pagamos esto, no podemos prestar los servicios municipales", expresó el intendente del Frente Renovador, quien apuntó que el monto representa "más del 30 por ciento del presupuesto" de la comuna.

"El presupuesto de la ciudad, con 40 mil habitantes, es de 440 millones de pesos al año, con un 80 por ciento (casi 350 millones de pesos) destinados a salarios", precisó el funcionario.

Javier Gastón intendente de Chascomús.jpg
Gastón exigió que se abra una "instancia de negociación política" para afrontar el juicio y en ese sentido anunció que "en los próximos días" será recibido por la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, para hablar del problema.

Chascomús, localidad donde nació el ex presidente Raúl Alfonsín (1983-1989), dista a 123 kilómetros de la Capital Federal.

EL POLÉMICO SORTEO

El sorteo en cuestión sucedió hace 21 años. Un oportunista de la zona organizó una rifa con 1.000 números, de los cuales vendió el doble. El premio era un campo de 327 hectáreas y los beneficiarios de la recaudación serían tres escuelas rurales del municipio. Pero el donante del campo sólo tenía un boleto de compra venta y no la escritura del mismo. Un detalle que la comuna, por entonces a cargo del ingeniero Juan Carlos Salas, no reparó. Entonces, el Concejo Deliberante autorizó la tómbola y el Estado quedó involucrado en la estafa.

La docente Sonia Della Vedova de Godoy y su amiga Clorinda del Camen Gallegos de Sandoni compraron el cartón con el número 2.300 a 700 pesos (por entonces 700 dólares) y ganaron el sorteo. En diciembre de 1995 accedieron a la propiedad. "El campo lo tuvimos por un año y esperábamos ansiosos para ir los fines de semana", recordó Daniel, el esposo de Sonia, quien hoy tiene 70 años y está jubilada.

Embed
IDAS Y VUELTAS EN LA JUSTICIA

A fines de ese año, un fallo de la justicia civil les quitó el paraíso. Así, la propiedad tasada en 4,5 millones de dólares fue a remate judicial para encontrar un nuevo dueño. Las mujeres apelaron esa decisión en la justicia y denunciaron ante el juzgado civil y comercial número 27 de La Plata a las cooperadoras, a la Provincia y a la empresa donante, la cual se declaró insolvente.

"La irresponsabilidad es del gobierno local que autorizó esto por medio de un boleto de compra venta, respondiendo a los usos y costumbres de la época, que indicaban que éramos todos amigos", Esa es la argumentación que encontró Javier Gastón, intendente de Chascomús, para explicar semejante error. Lo cierto es que la denuncia avanzó en la Justicia hasta que llegó a la Corte Suprema, luego de que la gestión anterior presentara un recurso extraordinario para resolver la cuestión.

Pero el máximo tribunal convalidó la condena contra el municipio y el Estado bonaerense y les obligó a pagarle a las mujeres una indemnización de 6,6 millones de dólares (100 millones de pesos). El dinero, en caso de poder cobrarlo, será disfrutado por Sonia pero no por Clorinda, quien falleció hace dos meses de una insuficiencia renal, por lo que quedaron como beneficiarias sus hijas. "Estuvieron esperando durante 20 años para que se haga justicia, incluso, Clorinda no tuvo dinero para hacerse los tratamientos correspondientes y luego de cinco años en diálisis, falleció", explicó Daniel.

Embed
"NO PODEMOS PAGARLO"

La respuesta del municipio, que tiene un pasivo que supera los 35 millones de pesos sin tener en cuenta los pasivos contingentes (juicios en contra), es concluyente: "No podemos pagarlo". "No nos imaginamos esto, entendíamos que iba a haber otro tipo de solución", expresó el intendente Gastón. "Pagar esto nos implica el 30 por ciento de nuestro presupuesto anual, con lo cual estarán no solo comprometidos los salarios sino también los servicios como la recolección de basura, la reparación de calles, la escuela y el hospital", concluyó.

CULPAS COMPARTIDAS


"Estamos pagando por los errores que cometieron en otras administraciones", dijo el intendente de Chascomús. "En el momento en que se lanzó la rifa Lezama (hoy comuna independiente) formaba parte de Chascomús, por lo que también debería hacerse cargo", señaló. "Otro dato es que el Consejo Escolar del Ministerio de Educación de Buenos Aires autorizó en ese momento la rifa, por lo que la provincia es en parte responsable", se quejó.