Desde una que queda en Bolivia y en la que es imposible que pasen dos autos grandes sin que uno caiga al barranco hasta otra en China, donde hay que tener mucho cuidado con las curvas.


Embed