Un hombre estaba muy enamorado de su mujer y decidió tatuarse su rostro. Sea como sea, no pensó en el momento que podía llegar a separarse. Tiempo después sucedió y él tuvo que "arreglar" el tattoo.
El hombre, que vive en California, Estados Unidos, tuvo que evaluar si someterse al láser y borrarse el tatuaje o si taparlo. Optó por la segunda y decidió elegir un demonio, según informa The Daily Mail.

La imagen recibió más de 4.5 millones de visualizaciones en Imgur.