Mauro Szeta
Mauro Szeta
La apodan La Reina. Es la dueña del "mercado" narcocriminal que opera en La Cava de Villa Fiorito. Por un llamado al 911 empezó a investigarla la fiscalía 21 de Lomas de Zamora.
Los primeros datos fueron inquietantes. La mujer tenía montado en su casa un bunker de drogas, un centro de distribución. Las entregas las concretaba a través de un caño de PVC que hacía de pasamanos.
Pero hay más. La mujer hacía recorridas por los pasillos de la villa. En una mochila distribuía paco, cocaína y marihuana.
Los fiscales y personal de la División Narcocriminalidad de Lomas de Zamora allanaron al menos dos objetivos.
La sorpresa fue cuando allanaron la casa de La Reina. Los investigadores entraron y descubrieron a la mujer armando "los ravioles" de cocaína, con un detalle estremecedor: lo hacía con su bebé en brazos.
Pero la historia no termina ahí: dos hijos de la mujer son adictos al paco. La sospecha es que consumen la droga que su propia madre provee
En otro bunker allanado detectaron a una menor de 17 años vendiendo estupefacientes. Allí, los investigadores secuestraron 2500 dosis de pasta base, envoltorios hechos con papel glase, una bolsa con pasta base, una bolsa con cocaína y un ladrillo de marihuana.
Hay una imagen que ilustra el daño que produce el paco en los consumidores.
Cuando los fiscales allanaban, los consumidores que estaban allí no percibieron que se estaba desarrollando un operativo antidrogas.
Ese estado de destrucción se lo conoce como "estado zombie". Una imagen dolorosa que se suma a otra imagen que indigna: la jefa narco fraccionando droga con su bebé en brazos. Demencial y cruel. Sin perdón.