El juez federal Julián Ercolini, elegido para investigar la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman, tendrá que analizar también si pudo haber habido un sabotaje en el sorteo en el que fue designado para tramitar ese expediente.
Se trata de la denuncia que hizo el martes el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, para que se investigue la falla ocurrida el pasado lunes en el sistema de gestión judicial durante el sorteo de la causa por la muerte de Nisman.

La causa -que podría apuntar a un eventual sabotaje- recayó, por sorteo, en el juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal 7, a cargo del juez Sebastián Casanello, hoy en día muy ajetreado por la causa por lavados de activos y sobre quien también recayó la denuncia por "Panamá Papers" que salpica al presidente Mauricio Macri.

Embed
Pero fuentes judiciales indicaron a DyN que Casanello se excusó precisamente porque del relato de la secretaria Susana María Echevarría surge que habría sido asignada a ese magistrado justo cuando la página se había "colgado".

Decidido el apartamiento de Casanello, se hizo un nuevo sorteo para la denuncia y recayó en el juzgado 10, a cargo de Ercolini, precisamente el mismo magistrado que salió elegido a cargo de la causa Nisman cuando se produjo la anomalía en la página de sorteos.

Embed