Se trata de Ian Burkhart que sufrió un accidente hace cinco años al golpearse la cabeza en las playas de Outer Banks en Carolina del Norte. Le pusieron un chip en el cerebro y logró recuperar el control de la mano derecha.
Es un dispositivo tecnológico que transporta sus pensamientos directamente a los músculos de la extremidad, sin pasar por la lesión que tuvo en la espina dorsal. Se trata del primer testimonio de reanimación de un miembro en una persona con parálisis.

Tetraplégico volivó a mover la mano
Hace dos años, a Burkhart le implantaron un chip en el cerebro. Sentado en un laboratorio, y con un brazalete conectado con el implante a través de una computadora, el joven de 24 años pudo aprender, a fuerza de repetición y de mucha práctica, a servirse agua de una botella, tomar una cucharita ,revolver, y hasta a tocar la guitarra en un videojuego.

Si bien la nueva tecnología no logra revertir la parálisis, es sin dudas un avance que revoluciona la medicina.