A pesar de la prohibición del Gobierno porteño, muchos usuarios pueden seguir utilizando el servicio de Uber. Una encuesta reveló que el 62% dejaría de tomar taxis. La negativa para la compañía: que uno de cada tres no lo considera un servicio seguro.