Un equipo de investigadores argentinos realizó un hallazgo científico que podría aportar, en el ámbito de la medicina regenerativa, datos claves en los estudios de los procesos de desarrollo embrionario y las fallas tempranas en embarazos
El trabajo, que destacó la revista Cell en su portada, fue una elaboración conjunta entre dos grupos de investigadores liderados por la doctora Valeria Levi, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), y el doctor Nicolás Plachta, biólogo argentino que encabeza un equipo en Singapur.

El hallazgo describe cómo la interacción del ADN con el factor de transcripción Sox2, en embriones en el temprano estadio de cuatro células, predice el destino de la progenie de cada célula. "Para observar proteínas u otros componentes en el interior de las células, se requería destruir el embrión. De esta forma, si había alguna diferencia detectada no podía determinarse si ésta era importante para el desarrollo posterior del mismo", explicó Levi, en referencia al método utilizado.

Embed
Para realizar el hallazgo el equipo de trabajo implementó una técnica avanzada en microscopía de fluorescencia, que permitió estudiar y seguir de cerca la evolución de las células que componen un embrión vivo. "En el caso de desarrollo embrionario, sabemos que el prendido y apagado de determinados genes en cada célula define la función que tendrán en la progenie", detalló Levi, como parte de las conclusiones obtenidas.

De esta forma, lograron descifrar una instancia central en el proceso de diferenciación celular que contribuirá a la generación de futuras aplicaciones de células madre y permitirá detectar las causas en ciertas fallas tempranas durante el embarazo.

Embed
El impacto científico de esta investigación aumentará la capacidad de discernir científicamente entre dos sistemas de explicación de la diferenciación celular que, a su vez, permitirá determinar los distintos destinos para el desarrollo embrionario.

"El modelo clásico asevera que las células son idénticas hasta que perciben entornos distintos, situación que ocurre cuando el embrión tiene entre 16 y 32 células. En contraposición, se propuso que existen diferencias entre las células en estadios aún más tempranos y que éstas determinan distintos destinos para la progenie", agregó.