La periodista fue madre de Antonio hace cuatro días y como toda experiencia primeriza, no le resulta del todo sencilla, aunque sí muy gratificante.

Como todas (o la mayoría) de las madres primerizas, María Julia Oliván pasa de la felicidad y calma absoluta por disfrutar su bebé a los nervios o miedos propios de una experiencia que se aprende segundo a segundo.

Así lo contó ella misma en una entrevista, a tres días del nacimiento de Antonio.

Seguí leyendo en RatingCero.com