El hombre remaba en la costa de la localidad de Kilkee, Irlanda, cuando se cruzó con un gigante tiburón peregrino. Lo curioso fue que, en vez de escapar, decidió filmarlo con su cámara introduciendo la mano bajo el agua. Mirá el video.