El piso de ingresos será discutido en mayo y se prevé un aumento para llevarlo de los actuales $6.060 a un valor de entre $7.600 y $7.800. El subsidio para cesantes permanece congelado en $400 dese hace 10 años.
Se trata del detalle de los anuncios que Mauricio Macri les adelantó este jueves a los jefes y principales referentes de las tres CGT y que no incluyó respuestas a otras demandas como un freno legal a los despidos y la reforma inmediata del Impuesto a las Ganancias. En cambio, el mandatario sí se comprometió a distribuir en el corto plazo una remesa adicional de $ 2.700 millones a las obras sociales gremiales.

El combo desplegado por Macri en el encuentro con los gremialistas tuvo como eje un pedido de comprensión y paciencia, bajo la premisa de que en la segunda mitad del año el Gobierno da por sentada una desaceleración de la inflación.

En el gabinete económico admitieron que quedó desactualizada la perspectiva de una suba de precios anual en el rango del 20 al 25%, como habían enunciado, sobre todo por el impacto de la suba de tarifas de servicios públicos. Pero alegan que una vez absorbidos esos incrementos, habrá una desaceleración en el segundo semestre que determinará una inflación anual del 28 al 29 por ciento.

Seguí leyendo en ámbito.com