A días de que la Argentina pague más de 10 mil millones de dólares al contado a los fondos buitre, la Corte de Nueva York dejó las puertas abiertas a la mayor preocupación del gobierno nacional: que aquellos fondos que no aceptaron el acuerdo litiguen y dilaten así el fin del default anunciado días atrás.
La Cámara de Apelaciones de Nueva York difundió este viernes los argumentos del fallo a favor de la Argentina, que avala la decisión del juez Thomas Grisa de levantar las restricciones que pesaban contra el país.

En ellos, reconoció que los tenedores que no aceptaron la oferta argentina podrían acudir a la justicia para proteger sus intereses.

"Levantar el stay no obliga a los tenedores de bonos individuales a aceptar el acuerdo propuesto. La corte expresamente reconoce que no tiene el poder de forzar a los demandantes a forzar un acuerdo", resalta el escrito de la Cámara de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York.

En ese sentido, indica que "los tenedores individuales son libres de continuar negociando, sin un stay, y pueden avanzar para proteger sus intereses aun por medio del litigio".

En otro tramo de los argumentos, los jueces destacaron el cambio de actidud de la Argentina para que se levanten las restricciones contra el país.

Existe "un cambio en las circunstancias" que la Corte de Distrito presidida por Griesa consideró al momento de levantar el stay, expresaron los jueves. "Estas circunstancias incluyen que Argentina ha demostrado voluntad de buena fe para negociar con los holdouts, la iniciativa de la administración de Macri para anular legislación que prohibía el pago a los tenedores de bonos y que un número de demandantes han alcanzado acuerdos en principio", subraya.

Con la decisión de la Cámara del día miércoles de levantar las restricciones que pesaban contra el país, la Argentina quedó habilitada para poder emitir y pagar deuda externa, cumplir con los acuerdos efectuados con los holdouts, y por ende, salir del default técnico.