Las autoridades japonesas habían dado aviso de un posible tsunami con olas de un metro después del terremoto que tuvo lugar en la madrugada de este viernes en la ciudad de Kunmamoto.
La Agencia Meteorológica de Japón descartó este viernes la posibilidad de un tsunami en la costa sur del país después de que un fuerte terremoto de 7,0 grados en la escala de Richter, el segundo en dos días, sacudiera la zona de madrugada.

Las autoridades japonesas habían dado aviso de un posible tsunami con olas de un metro después del terremoto que tuvo lugar esta madrugada y cuyo epicentro se situó a un kilómetro de Kumamoto, una ciudad de más de 700.000 habitantes situada en la costa occidental de la isla de Kyushu.

Embed
Sin embargo, la alerta de tsunami fue cancelada, según la cadena de televisión nipona NHK.

Los servicios de emergencia japoneses acudieron al rescate en la zona tras recibir llamadas de ciudadanos que sufrieron daños, informó la NHK, a la espera de que se evalúen las consecuencias.

El seísmo de este viernes sucedió un día después de que otro terremoto de 6,5 en la escala de Richter
golpeara la noche del jueves el suroeste del país y dejara al menos nueve muertos y 1.126 heridos.

El temblor de ayer fue el más dañino en el país asiático desde el que generó el tsunami de 2011, en el que murieron más de 18.000 personas además de provocar un desastre nuclear en la central de Fukushima.

La planta nuclear de Sendai, que es la única actualmente operativa en Japón, se ubica a unos 120 kilómetros de donde se ha producido el terremoto de este viernes.

Embed
El terremoto del jueves dejó nueve fallecidos, cuatro hombres y cinco mujeres, que perecieron en accidentes causadas por el seísmo en el distrito de Mashiki (8) y en la ciudad de Kumamoto (1).

El sismo también ocasionó 1.126 heridos de 13 municipios y 44.400 personas fueron evacuadas, de las que 16.000 procedentes de 18 localidades aún permanecen fuera de sus casas, según los datos más recientes ofrecidos por las autoridades japonesas.

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, tiene previsto viajar este sábado a la zona afectada por el seísmo para visitar a algunos de los afectados.